miércoles, 12 de octubre de 2011

Una razón.

Todas esas pequeñas cosas que nos hacen soñar cada día. Esas que mantienen nuestros sueños a flote. Esas que nos despiertan con toda la ilusión día a día. Esas pequeñas cosas que te hacen pensar en lo rápido que se pasa el tiempo cuando quieres conseguir algo a toda costa. La gente se queda mirando al pasar al ver que sabes lo que quieres y vas a por ello. Cuando todo va mal y estas perdido, sinceramente sigue hacia delante. Deja de mirar hacia atrás para ver si alguien te ayuda, reconócelo de una vez. Nadie te va a ayudar nunca, están demasiado absortos en sus propios problemas. Ni siquiera se darían cuenta si hubiese una explosión a su lado. No levantan la cabeza de su móvil, o simplemente te dan la espalda para no saludarte. Sigues tu camino mientras intentas recordar el camino hacia cada, imposible, te has perdido por completo. Estas en una ciudad en la que las normas acaban de cambiar. Todo lo que conocías hasta ahora está apunto de cambiar y no puedes hacer nada en absoluto, bueno sí, puedes sentarte y cruzarte de brazos y ver como se destruye el mundo a tu espalda. Tenlo claro, esto cambia por una razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario