martes, 18 de octubre de 2011

Memorias,

Nostalgia que te viene a la cabeza después de años de resguardo. Tiempos antiguos que te hacen llorar, pero a la vez sonreír. Tener buenos recuerdos es una de las mejores sensaciones que se puede tener en esta vida. Al final de todo es lo único que nos va quedando de nuestros años pasajeros. Antiguas modas, viejos grupos que querías y que sigues queriendo a pesar del tiempo, o incluso mucho más. Grupos que no están y que los llevas dentro. Personas que entran en tu vida, lo revuelven todo y se van por donde han venido. Personas que entran y se van sin decirte nada, ni siquiera un adiós y personas que entran y se quedan para siempre. Buenos recuerdos que inundan tu pérfida memoria sin nada más que decir. Recuerdos absurdos, dolorosos, que te hacen sentir mal o bien, recuerdos de horror en la noche. Memorias que guardas en tu álbum secreto dentro de tu mente, dentro de un cajón bajo siete llaves. Memorias que por muchos años que pasen nunca los olvidarás. Nada como el ayer y nada como el mañana, nadie sabe lo que puede pasar mañana. Tal vez nunca vuelvas a ver a tus amigos o tal vez no consigues aquello que tanto querías. Todo puede cambiar con un simple gesto, una simple palabra.

1 comentario:

  1. Un texto muy bonito y muy cierto ;) como siempre.
    Mil besos J

    ResponderEliminar