martes, 29 de noviembre de 2011

Busques.

Puedes preguntarme todo lo que quieras, pero no pienses que te voy a dar una respuesta clara. Quien sabe, quizás ni te responda. A palabras necias, oídos sordos. Todo lo que necesitas saber lo encontrarás de un momento a otro. No trates de preguntarme a mí, que no tiene ni idea de lo que estás pasando. No te conozco como te conoces a ti misma. No necesitas mi consejo, si lo quieres, trata de ganártelo a pulso. No hablo con personas que no van a entenderlo. Olvida todo sobre ello y abre una nueva página. Te diré una cosa que te vendrá muy bien: Olvida todo sobre mí, por que yo haré lo mismo contigo. No me importa tu vida ni nada de ella. Camina hacia el desastre mientras yo hago yo que quiero. No es mejor aquella que es tu mejor amiga o tú más allegado. No necesito nada de ti, soy lo bastante independiente como para saber lo que me conviene. ¿Crees que eres la primera? Sí, lo crees. Crees que eres la primera en intentar cambiarme, en intentar que sea un robot. En que haga y diga lo que tu quieres, que te siga hasta el fin del mundo. Escucha esto: Jamás escucharé a nadie como tú. Solo escucho los rumores del aire al pasar. Escucho sus susurros, escucho aquello que me interesa. Y lo que tú me tienes que decir, no me interesa nada en absoluto. No busques en mí la ayuda que estás buscando, nunca te la daré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario